top of page
Buscar

Sodio en la alimentación



El consumo excesivo de sal es el principal factor de riesgo de hipertensión en la población. La hipertensión constituye la principal causa de muerte prematura y la segunda de discapacidad por enfermedades no transmisibles como el infarto, los accidentes cerebrovasculares y las enfermedades renales.

La población de la región de América Latina consume mucha más sal que los 5 gr diarios máximos recomendados por la OMS. En Argentina, según datos del Ministerio de Salud de la Nación, el consumo de sal por persona ronda los 12 gr diarios.

La mayoría del sodio que se consume habitualmente proviene de los alimentos procesados o industrializados, donde los consumidores no tienen participación ni conocimiento sobre la cantidad de sal agregada. En nuestro país se calcula que entre el 65% y el 70% de la sal que se consume proviene de dichos alimentos.

En menor medida encontramos también a este mineral en alimentos no procesados o naturales (la mayoría de los alimentos naturales, como frutas, verduras, legumbres y carnes frescas, contienen sodio). Pero el sodio que se consume a través de ellos representa alrededor del 12% del total; en la sal de mesa y otras fuentes como medicamentos, polvo de hornear, bicarbonato de sodio, etc.


La OMS recomienda reducir la ingesta de sodio para reducir la tensión arterial y el riesgo de enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares y cardiopatía coronaria en adultos.

Además, se recomienda llevar una alimentación alta en frutas y vegetales, granos integrales, frutos secos, semillas (aumentando así el aporte de potasio) y la realización de actividad física.


Fuentes:

-FIC, Fundación Interamericana del Corazón

-OMS, Organización Mundial de la Salud


Contenido exclusivo para los miembros de Fio Vitelli’s Health Club

hola@fiovitelli.com


Comments


bottom of page